Uno de los principales quebraderos de cabeza cuando tenemos que organizar un evento es el catering. Estos pedacitos de sabor a disposición de los asistentes no pueden faltar para que los invitados se lleven una buena impresión.

La organización de un evento ya conlleva de por sí suficientes problemas como para tener que lidiar además con toda la logística del catering. Por ello, te presentamos una lista con algunas de las ventajas que implica contratar una empresa de servicios auxiliares para liberarte de esta carga.

Externalizar el catering es la solución

Contratar este servicio a una empresa de servicios auxiliares presenta una gran cantidad de ventajas. Sobre todo, las siguientes:

– Desplazas el servicio de catering al lugar de la celebración del evento, no teniendo que realizar por ti mismo el transporte de todo el material.

– Cuentas con una amplia variedad de productos para elegir, y es posible contemplar los distintos gustos, preferencias y necesidades de los comensales.

– Te garantizas la calidad de los productos al estar sujetos a una serie de normas más exigentes de higiene y calidad.

Ahorras tiempo en la elaboración de todos los platos, la presentación y la disposición de la comida y la bebida.

– Disfrutas de un servicio prestado por parte de profesionales para este tipo de eventos.

– Puedes despreocuparte de la recogida y limpieza posteriores al evento.

– Tienes la posibilidad de elegir el horario, así como el tipo de catering en función de las características del evento, como por ejemplo si se sirve en mesa, de pie, en barra, etcétera. No es lo mismo la presentación de un libro, un congreso de directivos o una boda, entre otras posibilidades.

En definitiva, contratar el catering te permite invertir tu tiempo en la parte del contenido de tu evento, dejando la gestión de los pormenores relacionados con la comida y bebida en manos experimentadas.