En este post queremos explicarte los diferentes métodos que utilizamos para las limpiezas tecnicas en la empresa Grupo Elosa:

– Fotocatálisis: es una forma de desinfección muy segura. Gracias a la acción natural de la luz y el aire, se produce una reacción química que descompone y transforma las bacterias, virus y hongos en sustancias inofensivas. Ideal para limpiar espacios sanitarios.

– Criogenización: aquí empleamos dióxido de carbono congelado a unos 80 grados bajo cero (llamado hielo seco). Perfecta para para limpiar lugares donde no pueden aplicarse productos químicos ni agua por riesgo de electricidad. Técnica de limpieza industrial (fábricas, centrales… ).

– Ultrasonidos: usamos ondas sonoras de alta frecuencia (entre 15 – 400 kHz) como método eficaz para el lavado de piezas industriales delicadas. No obstante, la técnica debe ir acompañada de un líquido en el que se sumergen las piezas para que funcione.

– Esterilización y desodorización: mediante sustancias químicas, calor, frío, irradiación o filtración, eliminamos los microorganismos nocivos del material de quirófano.

Limpiezas tecnicas en altura

Para la restauración de fachadas, así como la limpieza de paredes, cristales y carteles, disponemos de los equipos necesarios para un trabajo en altura seguro. Aquí podremos utilizar plataformas deslizantes, arneses individuales, grúas con cesta y andamios o pértigas telescópicas para acceder a todas las zonas del edificio.

– Limpieza de conductos de aire acondicionado: tras hacer una inspección, se pueden emplear varios métodos: cepillos mecánicos adaptados a la forma del conducto con sistema de aspiración. Limpieza con aire comprimido sobre las estructuras porosas para no dañarlas. Además, podemos aplicar detergentes-desinfectantes en los difusores y rejillas.

– Limpieza de conductos de extracción de humos: hay que darles un adecuado mantenimiento y desengrase para evitar incendios. Primero realizamos una inspección inicial. A continuación se hace la limpieza mecánica, mediante un cepillo giratorio que recibe aire desde un potente motor neumático. Por último, aplicamos un espumante desengrasante (limpieza química) para quitar la grasa más resistente.